Todo Tren

ESPAÑA: EL PRIMER TREN SEMIDIRECTO AHORRA 21 MINUTOS EN EL VIAJE HASTA MADRID

Ir abajo

ESPAÑA: EL PRIMER TREN SEMIDIRECTO AHORRA 21 MINUTOS EN EL VIAJE HASTA MADRID

Mensaje por gaston9093 el Miér Abr 15, 2015 11:04 pm



El Alvia que salió a las siete de la mañana de Santander llegó a la capital once minutos más tarde de lo esperado por una parada no prevista en Aguilar.

Al Alvia le han puesto apodo. Los trabajadores de Renfe le llaman ‘el patito’. La coña viene de la forma del morro que tiene el Ave. «Éste es el hermano pequeño y corre mucho menos». Un diminutivo. Un viajero que se ha subido en Santander tiene respuesta para la anécdota: «Pues nosotros le llamamos el pato, porque en Cantabria el Ave no acaba de volar». Pato o patito, el primer semidirecto hacia Madrid salió ayer de Las Estaciones a las siete de la mañana con 64 pasajeros a bordo. Fue un viaje con el crono en la mano. Pendientes de horas y de paradas. «Pues ya estamos en Chamartín». Eso se escuchó exactamente a las 11.26. O sea, que el tren tardó 4 horas y 26 minutos en unir las dos ciudades. Llegó con 11 de retraso respecto a lo que estaba previsto, pero en 21 minutos menos de lo que había tardado en completar el recorrido justo un día antes. Ese, 21 minutos, fue, por tanto, el ahorro del primer día. El balance. Y no, no paró en Reinosa. Pasó por allí, por un andén vacío a esas horas, a más de 80 kilómetros por hora.

«Nos dimos cuenta de que éste era el nuevo porque hemos estado esperando para poder comprar el billete hasta el jueves. No dejaban antes y vimos que era por eso». Julio y Carmen van a una convención de trabajo en Sevilla. Coche cinco. De las 36 plazas van libres 27. «Viajo mucho en tren y sabía que éste es el primero que llega antes, pero a los de Reinosa habrá que darles una alternativa», dice Toñi mientras tira de su maleta por el andén.

Ella va y viene en el día y tomará el que regresa a las 18.00. «Me llamó la atención porque cuando vine, desde Albacete, tardé siete horas y media y veo que ahora es menos». El chico tiene acento argentino y está buscando su sitio. ‘Pasajeros al tren’. Son las siete en punto.

Aún es de noche. Silencio general y algún bostezo. En los marcadores pone tren número 4142, pero no es el que toca. «He tenido que meter un número diferente para ‘engañar’ al ordenador. Si no, hubiera cantado las estaciones de Reinosa y de Aguilar», explica Antonio Narciso Pérez, operador comercial de Renfe. Cosas del primer día.

Torrelavega, 7.25 horas. En total, se suben 17 pasajeros. Javier y María Jesús son de Suances y llevan a Diego, que se entretiene con una maquinita, a una consulta médica. «Le hemos cogido tres veces este año». Silvia, mientras tanto, ya se ha pedido el desayuno en la cafetería. «Me he dado cuenta de que tardaba menos al coger el billete. Antes lo cogía una vez por semana, ahora menos. Soy de Madrid, pero llevo cinco años en Santander. Hoy voy por ocio y, si tarda menos, estoy encantada». Cuando el tren llega a Reinosa, en las pantallas ya ha empezado ‘Los chicos de Jersey’. Es de día, pero cuesta leer los letreros de la estación a más de ochenta por hora. La no parada genera debate a bordo. «No creo yo que los dos o tres minutos que se tarda en parar ahorren mucho», «la media de pasajeros real es de ocho al día y, cuando sube, los fines de semana, sí que van a parar», «época de elecciones», «ya que estamos y que tenemos un tren del siglo XIX, que terminen la autovía entre Aguilar y Burgos»… Lo de Reinosa sirve para hablar un poco de todo.

Parada en Aguilar

Más de uno sonríe con ironía cuando el tren reduce la marcha al acercarse a la estación de Aguilar de Campoo. «¿Pero no decían que aquí ya no paraba?». Pero sí para, aunque no abre las puertas y nadie sube o baja. Un cruce con una vagoneta por otra vía es el que obliga a detenerse un momento y a esperar -son cuatro minutos-. Esos desajustes son provocados por las obras que aún están en marcha en el tramo (eso explica, por ejemplo, que el tiempo estimado para el semidirecto de vuelta de la tarde desde Madrid sea diez minutos superior al de la ida, algo que terminará cuando finalicen los trabajos y se estabilicen los horarios).

La velocidad es otra de las curiosidades. Por Cantabria, cerca de Torrelavega, hay algún punto concreto en el que el Alvia supera los 160. Pero es la excepción. Como mucho, cuando puede correr a 140 -y hay tramos de limitación en los que no pasa de 80 o menos ante restricciones puntuales-. Lo de ‘volar’ se nota a partir de Palencia (allí se suben 26 personas a las 9.34 horas) y, muy especialmente, desde Valladolid (parada a las 10.14 y 38 nuevos viajeros). Sobre las dos Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús que se han subido en Pucela, el cartelito de información marca los 247 kilómetros hora. «La reducción del tiempo se ha conseguido por conseguir aumentar la velocidad hasta Aguilar, por la compensación de la catenaria y por la reducción de las paradas», explica un empleado de Renfe.

Es el ‘sprint final’. «Desde aquí, una hora». Los habituales se lo saben de sobra. El operador comercial de la compañía -un hombre encantador, enamorado de los trenes- va calculando lo que el Alvia recupera a su paso por Segovia. El cambio de vía para acceder a Chamartín impide completar la ‘remontada’. Las 11.15 horas que ponía en el billete -comprado el día antes por 27,45 euros- son finalmente las 11.26. La media hora de ganancia prevista se queda en un ahorro de 21 minutos. «Bueno, yo el último día llegué a las doce», dice un pasajero justo antes de bajarse. El de vuelta sale a las 18.05. «Llego a las diez y media, así que espérame para cenar». En concreto, el tren de vuelta llegó nueve minutos tarde. O sea, los 23 minutos de ahorro previstos se quedaron en 14.

El diario montañes
avatar
gaston9093
Moderador

Mensajes : 4556
Fecha de inscripción : 01/09/2013
Edad : 45
Localización : Ingeniero Pablo Nogues

http://todotren.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.